FORMAR PARA LA CRÍTICA Y LA AUTOCRÍTICA

Antonio Pérez Esclarín

espejo_mirallmarFrente a las pretensiones de uniformar el pensamiento, la educación debe orientarse a formar personas reflexivas y críticas, capaces de pensar con su cabeza y no meramente repetir lo que le dicen otros, de argumentar y defender sus puntos de vista sin ofender al que tiene otros diferentes, de pensar la educación y pensar el país y el mundo, para poder contribuir a transformarlos. Educación que ayude a discernir entre proclamas y hechos, que promueva el análisis crítico de la realidad local y nacional, y capacite para reconstruir la cultura y resolver nuestros gravísimos problemas. En palabras de Paulo Freire, necesitamos de un “radicalismo crítico que combate los sectarismos siempre castradores…, sean de derecha o de izquierda –iguales en su capacidad de odiar lo diferente- intolerantes, propietarios de una verdad de la que no se puede dudar siquiera ligeramente, cuanto más negar” (Pedagogía de la Esperanza, pág. 48 y ss).

Ver la entrada original 421 palabras más

Acerca de Julio Alexander

Educador y Promotor Comunitario. Aficionado a la literatura, enamorado de Venezuela, con experiencia de trabajo y desarrollo de proyectos en comunidades populares, amante de la naturaleza.
Esta entrada fue publicada en Educación. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s